Venezuela y Argentina con la viejo inflación de 2020 y una creciente prohijamiento de bitcoin

By | February 16, 2021


Hechos secreto:
  • El Asiento Central de Venezuela reportó una inflación de 2.959,8% en el 2020.

  • Analista argentino llamó a lograr bitcoin tras la posible teledifusión de 1,90 billones de pesos.

Los organismos que llevan el control de la hacienda en los países latinoamericanos han informado en los últimos días sobre los niveles de inflación de la región. En el caso de Venezuela y Argentina, son los que destacan con la viejo inflación del año 2020 y a su vez son los países en donde la población adopta con viejo fuerza a bitcoin.

De acuerdo al Asiento Central de Venezuela (BCV), ese país experimenta una hiperinflación que alcanzó 2.959,8% en el 2020. Las estadísticas en la nación caribeña no son publicadas con regularidad por las autoridades, tanto así que la Asamblea Doméstico opositora creó una oficina de prospección crematístico que calculó la inflación en un 3.713 %.

Entre otros datos dados a conocer por el BCV, todavía destaca que la variación de precios fue de 46,6% en enero, bajando con respecto a diciembre pasado, que cerró con 77,5%.

Un hecho que ha detallado la firma consultora venezolana Ecoanalítica es que, en medio de la hiperinflación y del viejo uso de las divisas como medio de cuota, «los venezolanos han observado una robusto «escasez» de fondos en moneda tópico, y no estamos hablando exclusivamente de pasta en efectivo».

Según la firma, hay personas y empresas que siguen «enfrentando altos gastos en bolívares o que, en algunos casos, prefieren seguir transando sus acervo en moneda tópico frente a los «costos» por retribuir con divisas en efectivo», por lo que se han manido en la indigencia de aparecer con viejo frecuencia a «los mercados de intercambio de divisas informales en búsqueda de tales fondos, sin éxito».

En tal sentido, consideran que la toma de decisiones erradas por parte del poder Ejecutor en lo relacionado con la regulación de la proposición de bolívares, así como la dolarización no oficial que impera en el país, hará que los venezolanos sigan «sufriendo las consecuencias de la inconsistencia de las autoridades, menos bolívares suponen precios más estables, pero todavía menos medios para llevar».

Con respecto a Argentina, que mantiene la segunda inflación más incorporación a posteriori de Venezuela, el Instituto Doméstico de Estadística y Censos (Indec) de Argentina informó el pasado 11 de febrero que la inflación llegó a 38,5% durante los últimos 12 meses, mientras que en enero fue de 4 %.  

El pasado 11 de febrero el Instituto Doméstico de Estadística y Censos de Argentina, informó que en el final año el índice de variación de precios fue de 3,8%, con una inflación de 38,5%. Fuente: indec.org.ar

El Mensaje de Precios al Consumidor (IPC), mostró que durante el pasado mes de enero hubo un incremento en los precios en el sector de alimentos y bebidas no alcohólicas de 4,8 %; en el sector de comunicaciones del 15,1 % y del 5,4 % en hoteles y restaurantes.

Por su parte, el ministro de Hacienda, Martín Guzmán en unas recientes declaraciones a un medio tópico, aseguró que «la inflación en los últimos tres meses de 2020 y en la primera parte de 2021 refleja factores que no son los que deberían estar presentes a lo derrochador de todo el año».

De igual guisa, destacó que están trabajando para que la inflación se mantenga con una tendencia a la desaparecido, la misma «iniciada en 2020, cuando se contrajo en casi 18 puntos».

Guzmán aseguró que el gobierno tiene pensando conseguir una inflación que ronde el 29% para recuperar el poder adquisitivo de los argentinos.

Sin bloqueo, CriptoNoticias dio a conocer en enero que el doble en mercados de capitales, Ramiro Falta, instó a los argentinos a prepararse «para una devaluación histórica del peso».

Falta hizo el llamado luego que se diera a conocer que el Asiento Central de Argentina (BCRA) está competente a emitir hasta ARS 1,90 billones (cerca de USD 12.000 millones de dólares al valía de mercado) en el 2021.

Bitcoin como refugio frente a la inflación en América Latina

En el caso de Venezuela, bitcoin (BTC) ha sido la moneda en la que gran parte de la población se ha manido obligada a resguardarse de la hiperinflación y la devaluación de la moneda tópico.

La fuerza con la que ha irrumpido la criptomoneda en el tablado crematístico es tal que se convirtió en clara narración para fijar la tasa de cambio, con el llamado «dólar bitcoin», tal como informó CriptoNoticias.

De hecho, la firma de investigación y rastreo de blockchains Chainalysis situó a Venezuela entre los países con viejo índice de prohijamiento en el mundo. El país suramericano ocupaba el tercer oportunidad en una investigación de septiembre de 2020, solo por detrás de Ucrania y Rusia.

Este medio todavía informó como en Argentina, el peso incluso ha perdido circunscripción contra el dólar estadounidense, que es la moneda utilizada por los argentinos para preservar sus ahorros.

En Venezuela la criptomoneda se ha convertido en una narración para fijar tasa de cambio con el llamado «dólar bitcoin». Fuente: antonpetrus / elements.envato.com

En traza de las políticas monetarias previstas para este año, que muchos consideran inorgánica y perjudicial, y frente a la desidia de comunicación escapado a monedas extranjeras más duras (solo se pueden comprar hasta USD 200 en el mercado oficial), hay expertos que han hecho un llamando a dosificar en bitcoin y otras criptomonedas. Uno de ellos es Daniel Alos, activo colaborador de la plataforma de intercambio de BTC HodlHodl, quien animó a todos a usar «los pesos para comprar bitcoin».

De acuerdo a los datos del portal Coin Dance, hasta la segunda semana de febrero de este año, en la plataforma LocalBitcoins de Venezuela existía un pandeo de negocio de bitcoin en bolívares que sobrepasó los 8 billones; mientras que en Argentina el comercio en el mismo periodo de tiempo alcanzó 72 millones de pesos.

Inflación en el resto de Suramérica

Los países suramericanos se vieron afectados por la pandemia que golpeó severamente a la hacienda con la caída de los precios de los acervo y servicios.

Para países como Uruguay la inflación en enero se ubicó en 1,6%, mientras que la del 2020 fue de 8,8%, le siguió Perú con un aumento de 0,7% en el primer mes del año y 2,6% en el final año.

Paraguay por su costado, tuvo una inflación de 2,6% el final año. En Ecuador el tablado es desigual, ya que fue del 0,1%, con una caída del -1,04% en 12 meses.

En Brasil, un sotabanco privado proyecta una subida del 0,24% para enero 2021, lo que llevaría al 4,5% el índice de los últimos 12 meses, en diciembre 2021.

Benjamin Gedan, director adjunto del Software Hispanoamericano del centro de estudios Wilson Center y profesor de la Universidad Johns Hopkins, expuso en enero que existe un panorama arduo para Latinoamérica.

«No es de maravillar que la inflación se haya mantenido desaparecido en la región dados los devastadores impactos económicos de la pandemia», dijo Gedan. Sin bloqueo, el doble cree que la inflación «no será un desafío» para una parte de los países de la región.





Source link