actor argentino anhelo miles de dólares subastando muebles NFT

By | March 17, 2021


Hechos secreto:
  • El actor recientemente subastó una colección de 10 muebles digitales en formato NFT.

  • Reisinger saltó a la triunfo en 2018 por “Hortensia”, una arnés que hace sugerencia a la piropo.

El actor argentino, Andrés Reisinger pasó de trabajar como diseñador de interiores y muebles para empresas como Ikea o Cassina a crear tokens no fungibles (NFT) de sofás, sillas y mesas digitales que se venden en la ahora por miles dólares.

Reisinger logró que una colección de 10 muebles digitales, algunos de piezas únicas y otros de impresión limitada con dos, tres y hasta cinco ejemplares, fuera subastada el pasado 19 de febrero en la plataforma basada en Ethereum, Nifty Gateway. El actor obtuvo ganancias de USD 450.000 en solo minutos, según Clarín.

Complicated Sofa, una de sus obras, es un token que muestra un mueble inflable con una forma harto peculiar y de color plateado, que está siendo revendido actualmente por USD 33.333.

Para el actor residenciado en la ciudad española de Barcelona, resultó sorprendente la cantidad de personas que estuvieron interesadas en sus obras. “Estaba seguro de que se iban a traicionar, pero nunca pensé que iba a favor 400 personas interesadas”, aseguró.

Otro de los diseños transformados en token que está siendo revendido en Nifty Gateway, es una mesa rosada que puede “flotar en el ventilación”, cuyo nombre es Pinky y tiene un valía de USD 55.555.

“La subasta generó una disrupción y un colapso al mismo tiempo. Hace tiempo que vengo intentando que mi obra y destreza en el mundo digital sea legitimada en el mundo vivo. Pero la masa lo ve como poco último, como un video muestrario, como el muestrario de un pequeño con un iPad”, destacó, Reisinger.

Andrés Reisinger saltó a la triunfo con el diseño en 3D de la arnés “Hortensia” y que luego llevó a la existencia para ser exhibida en Barcelona, España. Fuente: Andrés Reisinger/Instagram

Según el diseñador, cinco de los tokens subastados cobrarán vida, pues asimismo fueron ofrecidos en la interpretación vivo y están siendo fabricados, para luego ser enviados a sus respectivos compradores.

El actor seleccionado por la revista Forbes como una de las 30 personas menores de 30 abriles más destacadas en el campo de acción del arte y el diseño, cree que los beneficios de crear un token coleccionable en comparación con uno físico es que “contiene información distintiva y la copia es inútil porque cada artículo puede rastrearse hasta el emisor innovador”.

En ese sentido, Reisinger pone como ejemplo que vende uno de sus muebles por USD 10.000 y un mes luego el coleccionista decide ponerlo a la cesión con éxito por USD 20.000, en ese caso, dice el actor, que el arreglo inteligente de NFT “le permite admitir un porcentaje de esa cesión de segundo mercado sin siquiera conocer a los coleccionistas o la corredor”.

La obra que puso en el plano del arte al argentino, fue Hortensia, una arnés digital de color rosa con pétalos en formato 3D, que publicó en su cuenta de Instagram en 2018. Tal fue el éxito del diseño, que, en el 2019, luego de un año de investigación y incremento, la primera interpretación vivo de la arnés se exhibió en la corredor Montoya de Barcelona.

Artistas acuden a NFT para masificar sus obras

El mercado de los NFT en las últimas semanas ha experimentado un crecimiento tal, que desde el 4 de febrero al 4 de marzo de este año, han tocado ventas de USD 500 millones tal como reportó CriptoNoticias.

Una existencia que han explotado los artistas para exponer sus obras y venderlas por una buena cantidad de pasta. Tal es el caso del coleccionable de Mike Winkelmann, mejor conocido como “Beeple”. La obra fue vendida en casi 70 millones de dólares por la casa de subastas Christie’s. 

Igualmente, sucedió hace varios días con el NFT  de José Delbo, quien fue el ilustrador de Wonder Woman (la Mujer Maravilla) y que puso a la cesión una serie de tokens basados en este personaje de la editorial DC Comic, logrando recibir USD 1,85 millones.



Source link